Llegado julio es el momento empezar a plantearnos cómo proteger el cabello de los clientes de las agresiones del verano: los enemigos a batir son la sal del mar y el cloro de las piscinas. Cuando nos vamos de vacaciones, nuestra melena, también se va de vacaciones con nosotros. No nos olvidemos de ella.

Publicado en Peluquería