Jueves, 27 Marzo 2014 19:33

La caducidad de los cosméticos

Escrito por Beatriz del Castillo
Valora este artículo
(0 votos)

Cuando te pasas la vida probando productos cosméticos nuevos, lo más probable es que tu baño, se llene de frascos abiertos. Muchos de ellos los seguimos utilizando, pero de otros nos cansamos, o son para usos puntuales y no volvemos a usarlos hasta que nuestra piel los vuelve a necesitar.

Es por ello que os queremos recomendar que os fijéis en la fecha de caducidad de los productos cosméticos, productos que incluso pueden dañar tu salud si están pasados de fecha.

 

Una diferencia que debemos saber es que no es lo mismo la fecha de caducidad de un producto cerrado, que el momento en el que caduca una vez que lo has abierto. En otras palabras: cuando abras un producto cosmético, mejor que sea para usarlo.

¿Pero, qué le ocurre en realidad a un producto cuando lleva mucho tiempo abierto? Depende de su composición. Normalmente se convierte en un foco de microorganismos ya se produce una degradación físico-química que depende del grado de agua y alcoholes que contenga el producto.
También depende del tipo de frasco en el que se encuentre el producto, ya que no es lo mismo abrir un tarro de crema con una boca enorme que un aerosol, por ejemplo, cuyo contenido permanece herméticamente dentro del frasco.

La cosa también varía en función del producto cosmético. Los productos de maquillaje, por ejemplo, aguantan mucho más tiempo abiertos que las cremas, los sérums o los capilares. En el frasco podrás ver lo que se conoce como PAO (Periode Aprés Ouverture), es decir, Periodo Después de la Apertura. Aparece junto a un símbolo de un frasco abierto con el número de meses que puede estarlo.

Hay que tener claro que cualquier cosa caducada es nociva para nuestra piel y nuestra salud, por ello no es recomendable el uso de productos cosméticos que han caducado. Por ejemplo las cremas de contorno de ojos son extremadamente delicadas, mucho más que las corporales.
La vida media de los productos cosméticos está entre los seis meses y el año aproximadamente después de abiertos.

Así que revisa bien y no dejes que un producto caducado te juegue una mala pasada. Lejos de ayudarte, podrían perjudicarte mucho.
Un claro ejemplo son las cremas solares, que guardamos de un año para otro en el periodo estival y no nos damos cuenta de que no van a proteger nuestra piel del mismo modo que si fuese nueva.

¡Revisa tus cosméticos!

Información adicional

Visto 5732 veces Modificado por última vez en Lunes, 26 Marzo 2018 10:11
Inicia sesión para enviar comentarios