Jueves, 02 Enero 2014 17:21

Cuida tu piel con una buena limpieza

Escrito por Beatriz del Castillo
Valora este artículo
(0 votos)

Es muy importante, y más en estos días de tanta fiesta, mantener nuestra rutina de belleza e higiene. Lavarse la cara es una acción que se recomienda realizar por lo menos dos veces al día, en la mañana y antes de dormir, con el objetivo de mantener limpia y saludable la piel del rostro.

El mayor problema de no realizar esta limpieza, es la acumulación de contaminantes ambientales sobre la epidermis, los cuales conducen a la generación de radicales libres. Lo que contribuye, a largo plazo, a la descomposición del colágeno y la elastina, las estructuras que permiten que la piel conserve su juventud.

Lavarse la cara puede sonar fácil de realizar, ya que es algo que realizamos a diario. Sin embargo, la manera incorrecta de realizar esta rutina puede contribuir a la irritación, sequedad y otros problemas de la piel.

Algunas directrices que tenemos que tener en cuenta para lavar nuestro rostro de la manera adecuada son:

1. Eligir el producto adecuado. El jabón o limpiador tiene como objetivo eliminar por completo la suciedad y maquillaje, pero no debe dañar la humectación natural de la piel ni su ph. Al escoger un producto debes observar que no es demasiado suave (lo que te obligue a frotar con intensidad para eliminar las impurezas) o fuerte (que cause irritación o resequedad). Una perfecta opción en limpiadores la puedes encontrar en la marca Maria Galland.

2. Limitar el uso de exfoliantes. Es una práctica saludable para eliminar las células muertas de la piel, pero la moderación es la clave. Usar exfoliantes granulados como azúcar o frutas te permite realizarlo este procedimiento como máximo tres veces a la semana. Usa siempre tus dedos en lugar del paño cuando exfolias para evitar rasgar la piel.

3. No enjuagar bien. Ahorrar tiempo en el lavado puede dar lugar a la acumulación de residuos, que pueden obstruir los poros y secar la piel. Recuerda siempre enjuagar a fondo, incluso cuando estás corriendo en la mañana o estás muy cansado por la noche. La línea de la mandíbula, del cabello y la nariz son los lugares más abandonados, por los que debes tomarte tu tiempo.

4. Toalla. Aunque se sienta bien, un error que cometemos la mayoría es frotar la toalla contra nuestra piel, lo que pone en riesgo la elastina. Además debes designar una toalla para esta función, ya que las bacterias ven en esta prensa un lugar ideal para vivir.

5. No le temas a los aceites. Mucho tiempo se consideró que éstos eran enemigos de la piel. Sin embargo, algunos de ellos puede limpiar la suciedad de los poros, eliminar bacteria y sanar y equilibrar la piel. Puedes probar con aceites de alta calidad como el de almendras, albaricoque, jojoba o girasol. Para esto Alqvimia es la marca en la que debes confiar para el uso de los aceites sin duda alguna.

6. Utilizar un buen desmaquillante. Un rito muy importante que siguen las japonesas no es solo un buen maquillaje, sino que el desmaquillarse, incluso pestaña por pestaña, hace que conserven esa piel tan fresca y sin arrugas. Hay estudios que demuestran que incluso gastan más en desmaquillantes que en el propio maquillaje. Las marcas más recomendables son: Skeyndor, y Germaine de Capuccini.

 

Información adicional

Visto 1872 veces Modificado por última vez en Lunes, 26 Marzo 2018 12:23
Inicia sesión para enviar comentarios